Paz en Colombia: El pueblo tendrá la última palabra.

0
816

El plebiscito por la paz marca un hito en la historia de Colombia, a pesar de que no convence a todos.

177

El presidente Juan Manuel Santos dijo: “Será el pueblo –y nadie más– quien tenga la última palabra sobre si se acepta o no lo acordado en La Habana”.

¿De qué se trata el plebiscito por la paz?

El pasado 18 de julio se concretó el tema de la consulta al pueblo sobre lo pactado en el diálogo de paz que está llegando, al parecer, a su etapa final.

Fue el magistrado Luis Ernesto Vargas quien hace un mes expuso la propuesta de declarar constitucional el proyecto de ley estatutaria para refrendar los acuerdos de paz.

Tras las debidas discusiones hace unos días se estableció que la decisión del 13% de ciudadanos -es decir, por lo menos cuatro millones de colombianos- a favor del SÍ (estamos de acuerdo) será suficiente para ejecutar los acuerdos entre las FARC y el Gobierno que buscan acabar con los casi 60 años de guerra.

Ahora el Gobierno cuenta con un plazo de un mes para convocar a esta jornada electoral, pero siguiendo una condición importante que señaló la Corte al decidir que todo colombiano conozca al mínimo detalle lo que se ha acordado entre ambas partes, incluso aquellas personas con discapacidad e indígenas han de tener acceso a esa información sobre la cual podrán expresar su Sí o No.

Al respecto, dijo Santos: “Será un momento histórico -verdaderamente histórico- en el que tendremos la oportunidad y la responsabilidad de hacer sentir nuestra voz, porque lo que está en juego es de enorme importancia. Probablemente es la decisión de voto más importante que cada uno de nosotros tendrá que tomar en toda su vida.”

Histórico en todo sentido

Este acontecimiento marca un hito en la historia de Colombia no sólo porque es una puerta que podría lograr la paz con uno de los grupos terroristas –las FARC- que ha manchado con sangre la historia de este pueblo, sino porque la manera como se ha dado el proceso y ahora la aprobación del plebiscito ha despertado en varios ciudadanos mayor insatisfacción y dudas sobre el posible resultado.

Muestra de ello son las reacciones de algunos personajes importantes de la política que se han manifestado, a favor y en contra del fallo de la Corte.

Por un lado, Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, se congregó con algunos colaboradores en el centro de la capital para rendir homenaje a los magistrados de la Corte Constitucional por su decisión a favor del plebiscito por la paz.

Y por otro lado, el expresidente Álvaro Uribe, conocido en estos últimos años por su férrea oposición a la negociación en Cuba dijo en un programa local de radio: Yo no veía razón para que la Corte declarara inconstitucional la trampa, porque el gobierno es leguleyo y sabe ajustar sus trampas a la ley (…), entonces hay compañeros que dicen que así la Corte lo haya declarado constitucional, eso es ilegítimo y yo creo que todos estamos de acuerdo en que es ilegítimo”.

Y se refiere concretamente al descenso que se hizo del umbral del 50 al 13% que ahora se requiere para que la aprobación del acuerdo se haga efectiva.

Es importante que los colombianos disciernan el mejor camino para alcanzar la paz, y sin peligrosas concesiones, correr el riesgo de soñar con ella.

La Iglesia en Colombia, en voz de sus pastores que se encontraban reunidos hace unos días en Asamblea, expresó y animó a los ciudadanos a sumarse y ejercer su derecho al voto: “Convocamos al pueblo colombiano a que si hay la consulta por los Acuerdos de La Habana, que voten. No se dice en qué sentido, pero sí hablamos del acto de votar, del acto democrático, que lo hagan”.

Finalmente, en la celebración del Te Deum con ocasión de los 206 años de la independencia de Colombia, Fabio Suescún exhortó en su homilía a todos los colombianos a construir juntos la paz, a soñar con un país que busque el bien común y que piense y viva en paz.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here