¿Quién asume verdaderamente los gastos de la visita del Papa a Colombia?

0
67

Una colecta nacional en parroquias el domingo 13 de agosto es una de las mejores respuestas.

ué sucedería si recibes la noticia de que un gran amigo, que vive en el exterior y no ves hace años, próximamente te estará visitando a tu casa? Seguramente te pondrías en preparativos y acondicionarías lo necesario para brindarle el mejor de los recibimientos, por ende, como buen anfitrión, también asumes ciertos gastos.

Algo similar es lo que está sucediendo por estos días en Colombia en cuanto a la visita del papa Francisco. Mucho se ha hablado y especulado con respecto a los costos de su estadía en el país, al tiempo de que siguen apareciendo los detractores que ponen en tela de juicio todo.

¿El papa está cobrando por su visita a Colombia? ¿Son los colombianos quienes asumen los costos de su visita? Son algunas de las tantas preguntas que se han lanzado en los últimos tiempos desde que se tiene conocimiento que entre el 6 y 10 de septiembre de este año Francisco tocará suelo colombiano.

Sin embargo, quien asume verdaderamente estos gastos en Colombia no es ni el gobierno ni el pueblo colombiano, sino que es la propia Iglesia católica a través de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), las diócesis anfitrionas y donaciones, por ejemplo.

Te puede interesar: El Papa Francisco no cobra por sus viajes apostólicos
En ese sentido, el doctor Hernán Olano, director del Programa de Historia y estudios Socio Culturales de la Universidad La Sabana, lo deja más que claro en una columna de opinión publicada en el mes de marzo por el periódico El Tiempo.

Esta situación, que ya se ha comentado, se hace explícita a través de la colecta prevista para este domingo 13 de agosto en las diferentes parroquias y de carácter nacional con el objetivo de recaudar donaciones para solventar diversos gastos derivados de la visita apostólica del Papa.

Los arreglos florales, manteles para los altares, ornamentos, sonido y logística, entre otros, son algunos ejemplos de estas cuestiones que corren por parte de la Iglesia.

“El hecho de hacer la colecta es una manifestación explícita de que ni el gobierno ni la gente está pagando con sus impuestos. O sea, que el Papa no cobra por su visita, que los colombianos no están asumiendo este gasto, sino que quienes lo estamos asumiendo somos los católicos porque entendemos la importancia de la visita del Papa para nuestro país y la manera como estamos colaborando con ello es haciendo donaciones”, aclararon a Aleteia fuentes de la CEC.

Además de esta colecta de alcance nacional hay cuentas bancarias para poder financiar los gastos que no son alcanzados por el gobierno, que ayudará con cuestiones mínimas y más que necesarias para mantener el orden público, entre otras cosas (28 millones de pesos colombianos, o sea, unos 9 millones de dólares).
El canal elegido para anunciar esta colecta son las propias parroquias y desde ese ámbito es que se está informando a los feligreses lo que sucederá el domingo.

La colecta ha sido algo pensada desde un inicio, pues, en definitiva, más allá de la austeridad siempre presente en el mensaje de Francisco para sus visitas apostólicas, sin donaciones de este tipo las diversas arquidiócesis terminarían en la quiebra.

La recta final ya comenzó y los fieles colombianos están dando lo mejor de sí para acondicionar la casa, para que “un gran amigo” tenga el mejor de los recibimientos. Su visita será pastoral. Los católicos lo saben, lo asumen y también tienen presente que el mensaje de Francisco será para movilizar no solamente sus corazones, sino los de todos los colombianos en un momento crucial en la historia del país para poder consolidar la paz y la reconciliación. Sobran motivos a favor de una mejor preparación y entusiasmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here