Bendición para las madres.

0
659

En todo momento demos gracias a Dios por las Madres.

A mother with her baby_
Padre Celestial:

Te damos gracias por nuestras madres
a las que tu les has confiado el cuidado precioso
de la vida humana desde su inicio en el vientre.

Tú has dado a la mujer la capacidad de participar
contigo en la creación de nueva vida.

Haz que cada mujer puede llegar a comprender
el pleno significado de esta bendición,
que le da una capacidad ilimitada de amor
desinteresado a todos los niños.

Mira a cada madre que está esperando un hijo,
fortalece su fe en Tu paternal cuidado y amor para ella y para su feto. Dale valentía en tiempos de miedo o dolor,
la comprensión en los momentos de incertidumbre y
duda, y la esperanza en tiempos de problemas.

Concédele alegría en el nacimiento de su hijo.

Bendice a las madres a quienes les has dado
el gran privilegio y la responsabilidad de ser
de un niño el primer maestro y guía espiritual.

Haz que todas ellas pueden dignamente
fomentar la fe de sus hijos, siguiendo el ejemplo de María, Isabel, y otras santas mujeres que siguen a Cristo.

Ayuda a las madres a crecer diariamente en el conocimiento y la comprensión de Tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, y concédeles la sabiduría para difundir este conocimiento fielmente a sus hijos, y a todos los que dependen de ellas. Ayudar a todas las “madres espirituales”**, quienes, a pesar de que no pueden tener hijos propios, desinteresadamente, sin embargo, están al cuidado de los hijos de los otros – de cualquier edad y estado de vida.

Que puedan conocer la alegría de cumplir este maternal llamado de la mujer, tanto en la enseñanza, la enfermería, la vida religiosa, o en otro tipo de trabajo que reconoce y promueve la verdadera dignidad de todo ser humano creado en su imagen y semejanza. Nosotros te pedimos que envíes el Espíritu Santo, el Consolador, a las madres de los niños que han muerto, están enfermos o separados de sus familias, o que se encuentren en peligro o problemas de cualquier tipo.

Ayuda en el duelo a las madres a confiar en Tu misericordia y la ofrenda paternal de amor para todos sus hijos. Pedimos tu bendición sobre todas aquellos a quienes le has confiado la maternidad.

Que Tu Espíritu Santo constantemente las inspire y fortalezca. Que nunca dejen de seguir el ejemplo de María, madre de Nuestro Señor, y de imitar su fidelidad, su humildad y su amor oblativo.

Que las madres pueden recibir su gracia abundantemente
en esta vida terrena, y que esperen participar de la alegría eterna en Tu presencia en la vida por venir.

Te lo pedimos por nuestro Señor y Salvador,
Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu
Santo, un solo Dios, mundo sin fin.

AMEN.

Artículo originalmente publicado por Descubriendo el Siglo XXI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here